boletín informativo

pregúntale a la doctora políticas y legislación

inicio

conoce a la doctora recursos en línea   publicaciones     guía práctica
 

 

NOTICIAS Y EVENTOS

Grupos de Apoyo - Próximas fechas 2009

Guía práctica para una lactancia exitosa

Participa en el Blog de la Dra. Parrilla

  

 

“Hace ya un mes tuve plétora en mi seno derecho. Desde ayer siento un endurecimiento en un lado de la areola de ese mismo pecho y un poco enrojecido. La boquita de mi bebé no es tan grande como para ayudarme tocando esa área y la máquina de extracción tampoco me ha mejorado. La leche sigue saliendo y no me duele, pero temo sentir el horripilante dolor que sentí cuando tuve la plétora. ¿Cómo resuelvo esto? ¿A qué se debe que me pase?” YP

Lo que me describes parece un ducto tapado aunque en estos momentos no te duela. Un ducto tapado es una acumulación de leche, cristales de calcio o células muertas que bloquean un ducto en su parte más estrecha según se va acercando al pezón. La leche que queda detrás del ducto no puede salir y crea una protuberancia o bulto duro palpable que es localizada. Aún cuando el infante succiona el ducto no se puede vaciar debido al tapón y entonces duele según se estira con más leche. El uso de una extractora no resuelve el problema ya que ésta sólo vacía los ductos que no están bloqueados, la extractora hala el pezón, lo estrecha y aprieta el tapón.

Las causas de los ductos tapados son múltiples y usualmente varias de ellas se combinan para causarlo. Entre estas se encuentran: no dar de mamar por un periodo más largo de lo usual (ej. el bebé duerme más de lo usual, separación del bebé, etc); dificultad para manejar una producción de leche abundante, días de mucho trabajo, estrés, fatiga; no vaciar bien el pecho, el bebé hala o retuerce el pezón y; sostenes pequeños, apretados o con varillas.

El tratamiento para un ducto tapado incluye los siguientes: (1) Mantener el pecho vacío lactando frecuentemente, más de lo usual; (2)comenzar con el lado afectado para promover drenaje, posicionar la quijada del bebé hacia el área afectada y dar masaje desde el área de la protuberancia hacia el pezón durante la tetada; (3) aplicar compresas tibias húmedas antes de lactar para expandir los ductos; y (4) si el ducto no se destapa en las primeras 48 horas de tratamiento debes ser evaluada por un especialista en manejo clínico de lactancia materna. En algunas madres con ductos tapados recurrentes se recomienda, como medida de prevención, el uso de lecitina, una cápsula de 1,200 mg 3 ó 4 veces al día.

Es muy importante diagnosticar y tratar los ductos temprano. El no hacerlo se asocia con el desarrollo de mastitis. Si el ducto tapado se detecta temprano, se puede destapar rápidamente, usualmente en unas pocas horas o menos. Si ya han pasado varios días desde que empezó la molestia o dolor, puede tomar varios días y hasta una semana en mejorarse, pero se debe sentir alguna mejoría en las primeras 24 horas de tratamiento.

“Estoy lactando a mi hija de tres meses y también me saco leche en el trabajo. Solo toma leche materna. Desde hace dos días tengo un área roja en el pecho derecho que me duele mucho,  anoche me dio fiebre y me he sentido muy mal. Mi vecina me dijo que podía tener una mastitis y que era importante que no le diera el pecho al bebé porque esa leche podía hacer daño. He tratado de comunicarme con el pediatra y no lo consigo. Por favor, que me aconseja, estoy desesperada”. LP

Pudieras tener una mastitis. Una mastitis es una inflamación del tejido de la mama. Puede estar acompañada de una infección de la piel o meramente ser una inflamación del tejido donde se produce la leche, sin tener infección. Cuando tienes mastitis te da fiebre, escalofríos y un malestar general parecido a cuando te da “flu”(monga). El tratamiento casi siempre conlleva antibióticos y es importante que continúes amamantando para mantener el pecho bien vacío. NO ES CIERTO que tengas que dejar de lactar. Por el contrario, debes amamantar a tu bebé frecuentemente, tomar los antibióticos que te receten, algún analgésico para el malestar,  y tener mucho descanso en cama. Es importante que te comuniques con tu médico inmediatamente, ya que si los síntomas no han resuelto en 24 horas vas a necesitar un antibiótico.  Las mastitis que no se tratan adecuadamente pueden crear un absceso mamario que complicaría la situación.

 

 

TEMAS DE INTERÉS

Recomendaciones para el Manejo de la Leche Materna en Centros de Cuidado Diurno

Superando las Barreras para la Lactancia Después de una Cesárea  

Dando el Pecho Después del Año

Crianza y Apego

Las Caries Dentales Durante la Lactancia

La Sexualidad Durante la Lactancia

¿Qué tiene que ver el parto con el inicio de la lactancia?

Baja producción de leche materna

Introducción de alimentos sólidos en el bebé lactado

Lactancia Materna y Reflujo Gastroesofágico

Relactancia

Llanto del bebé

Lactancia Materna:  dos mujeres… dos historias…

Afiche: Tenemos derecho a lactar/mamar

Ana M. Parrilla, MD, MPH, FABM © 2007 draparrilla.com.