boletín informativo

pregúntale a la doctora políticas y legislación

inicio

conoce a la doctora recursos en línea   publicaciones     guía práctica
 

 

NOTICIAS Y EVENTOS

Grupos de Apoyo - Próximas fechas 2011

Guía práctica para una lactancia exitosa

Participa en el Blog de la Dra. Parrilla

 

draparrilla.com

  

Introducción de alimentos sólidos en el bebé lactado

Por: Grisel Maldonado, MPH, RD, IBCLC & Ana M. Parrilla Rodríguez, MD, MPH, FABM

La leche materna es el alimento completo para los infantes a término y  saludables por los primeros seis meses de vida.  No se recomienda la introducción de los alimentos sólidos antes de los 6 meses de edad ya que éstos pueden causar: reacciones alérgicas, pueden llevar a una pobre nutrición, al desplazar a la leche materna, dificultad para alimentarse con cuchara,  y el riesgo de destete prematuro. 

El amamantamiento debe continuar por lo menos  hasta los dos años según recomienda la Organización Mundial de la Salud. La leche materna continúa siendo una fuente importante de nutrientes durante los primeros años de vida del infante. Los alimentos sólidos van a complementar la leche materna, no a sustituirla.  Los alimentos sólidos se comienzan por razones fisiológicas y por la necesidad de integrar al infante a las rutinas de la familia a su entorno.

El  infante en su proceso de desarrollo nos muestra indicios claros de que está listo para aceptar alimentos sólidos, algunos de los cuales son:

-       se puede sentar solito sin ayuda,

-       abre su boca cuando mira que la cuchara viene hacia a la boca,

-       puede remover la comida de la cuchara y pasarla sin sacarla de la boca,

-       hace movimientos como si estuviera masticando,

-       se disminuye la cantidad de saliva que babea cuando mastica,

-       tiene la habilidad de rechazar comida ya sea volteando la cabeza, cerrando la boca o escupiendo la comida de la boca,

-       tiene la habilidad para recoger alimentos con la mano y colocarlos en la boca,

-       y  ocurre la salida de los dientes entre los 6 a 8 meses.

No todos los infantes se interesan en comenzar a consumir alimentos sólidos a la misma edad. La madre debe estar atenta a las señales de interés que muestre el bebé para comenzar a comer sólidos.

Las primeras alimentaciones con sólidos deben ser consideradas como una nueva forma de comer, no como un sustituto de leche materna; por lo tanto, es preferible dar el pecho antes de ofrecer los sólidos durante las primeras semanas de práctica. Esto ayuda a mantener la producción de leche materna. Además, un infante con hambre no va  a estar muy receptivo a alimentos nuevos.

Cuando se comienzan a añadir  los alimentos sólidos, se debe iniciar con pequeñas cantidades (una cucharadita) majados con agua o leche materna. Según el infante crece, se aumenta la cantidad de alimentos que se ofrecen. Se recomienda que las comidas se den en la siguiente frecuencia:

-       2-3 comidas para infantes de 6 a 8 meses

-       3-4 comidas para infantes de 9 a 11 meses y niños de 12 a 24 meses

-       se pueden ofrecer meriendas 1 a 2 veces la día, si se desea.   

A los seis meses es más fácil para el infante comer alimentos suaves con cuchara; en cambio, un infante de nueve meses preferirá alimentos con más consistencia y dureza. Debemos ofrecerle una variedad de alimentos para asegurarnos que se suplan todas las necesidades de nutrientes. 

Es buena práctica ofrecerle al infante un alimento nuevo a la vez, de esta forma se puedan identificar el posible desarrollo de reacciones alérgicas. Algunas de las reacciones alérgicas que pueden ocurrir son: erupciones en la piel, asma, ojos rojos con picor, infecciones de oído, irritabilidad y cólicos, vómitos, estreñimiento y diarreas. Cada alimento nuevo se le debe ofrecer por una semana, si el bebé presenta alguno de estos síntomas, la madre debe eliminar ese alimento, e introducirlo nuevamente en un futuro.

Los infantes amamantados son alimentados en la falda de la madre por lo que puede ser un proceso más fácil la aceptación de los sólidos si se continúa con la misma táctica. Al infante de seis meses, se le pueden dar los alimentos suaves con cuchara; en cambio los infantes de ocho meses en adelante, preferirán los alimentos en pedazos pequeños, que puedan tomar con sus manos y llevarlos a la boca.  El ofrecer alimentos en pedazos le provee al infante una oportunidad de ejercer control sobre sus muñecas, dedos y  manos, además, de utilizar su pulgar en oposición con los otros dedos, permitiendo el agarre. Después de los ocho meses se puede dar al infante, para ayudarles a iniciar la auto alimentación, los siguientes alimentos:

-       pedazos suaves de frutas o vegetales (ej: guineos maduros, papaya)

-       pedazos pequeños de pan

-       cereales (de desayuno) secos, sin azúcar

-       alimentos picados en pedazos (ej; guineos verdes cocidos, yautía, papas, pollo).

Mientras el bebé está aprendiendo a manejar estos alimentos, la madre o la persona que lo cuida debe mantenerse cerca, de manera que pueda ayudar a éste de surgir algún problema como ahogo o atragantamiento. Cada nuevo alimento que acepte el bebé será ya parte de su dieta. La madre debe ofrecer más alimentos hasta que el infante indique que no desea más. Esto lo hace cerrando la boca, escupiendo la comida o haciendo otros gestos indicando claramente que está satisfecho. Nunca forcemos comida al bebé, fomentemos que éste desarrolle el autocontrol de lo que consume.

Los padres deben ser pacientes cuando se inicie el proceso de alimentación con sólidos. El infante requiere tiempo para llevar a cabo ajustes a este nuevo método de alimentación. Este proceso requiere masticar, tragar, experimentar nuevos sabores, texturas, manipulaciones, en fin, el bebé es el protagonista, quien debe guiar esta nueva manera de comer.

Se recomienda que se le ofrezca al infante una variedad de alimentos incluyendo: carnes, aves, res, cerdo, sustitutos de carnes, panes, cereales, arroz, viandas, frutas y vegetales, especialmente aquellos ricos en vitamina A al final de su primer año de vida. Evite bebidas con poco valor nutricional, como el té, café y bebidas azucaradas como los refrescos. La Academia Americana de Pediatría recomienda que no se les dé jugos a infantes menores de seis meses, ya que éstos no tienen beneficio nutricional alguno.  Al contrario, el exceso de ingesta de jugos está asociado a malnutrición, diarreas crónicas, flatulencia, distensión abdominal y caries dentales.  La Academia recomienda limitar la ingesta de jugos a 4 onzas al día y fomentar el uso de frutas frescas en lugar de los jugos, para llenar los requisitos de estas.

A la hora de comer se debe eliminar las distracciones para que el infante pueda enfocarse en esa actividad. Se recomienda comenzar los alimentos sólidos en los momentos más tranquilos del día, a media mañana o a media  tarde. Si el bebé no muestra interés en la comida, la madre  puede colocarlo junto a la familia a la hora de comer para que  observe a la familia.

La introducción de alimentos sólidos varía de acuerdo a las costumbres del país, los alimentos localmente cultivados y el poder adquisitivo de la población. Cada grupo social va a comenzar a alimentar a sus niños con aquellos alimentos que están accesibles.  No existe un patrón universal para comenzar la introducción de los alimentos del infante y ayudarlo en su transición para aceptar alimentos de la mesa familiar. En Puerto Rico, en el siglo pasado, los infantes comenzaban consumiendo viandas, cultivadas en su entorno; yautía, ñame, malanga. Estas se majaban con la misma agua donde eran hervidas y se ofrecían con las manos o cuchara. La dieta se progresaba y se añadía arroz cocido, guineos verdes, plátanos, habichuelas, de acuerdo a las texturas que aceptaba el bebé. Las familias que tenían acceso a los cereales, le ofrecían los mismos con cuchara. La carne se ofrecía con la misma frecuencia en que la consumía el resto de la familia.

Con la comercialización, llegaron a nuestra isla las comidas para bebé envasadas comercialmente. Estas se presentan como inocuas para los infantes y alegan que llenan todas las necesidades nutricionales de estos. Los alimentos comerciales para infantes han presentado problemas para la salud por la presencia de partículas extrañas, contaminación bacteriológica, excesos y omisiones. A pesar de ello es el método típico de alimentar a los infantes y trotones en muchos hogares puertorriqueños.

Si los  padres van a ofrecer alimentos hechos en casa, estos deben ser hechos sin exceso de sal y azúcar.  Pueden comenzar ofreciendo viandas majadas, guineos maduros (los cuales están disponibles todo el año); luego carnes, primero el pollo que es económico y fácil de preparar. Se puede moler inicialmente y luego ofrecer pedacitos pequeños.  A la misma vez, pueden comenzar a dar los cereales cocidos con una cuchara, preparados con agua o leche materna (la leche materna no se debe usar para cocinar, se le añade luego de preparado el alimento). El que menos alergia da es el cereal de arroz. No se recomienda la marca comercial “nestum™”, ya que es una mezcla de granos y no tiene tanto hierro (además, la produce Nestlé, una de las compañías violadoras del Código de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna). No es necesario darle a los bebés cereales de infante ya que alimentan igual que los cereales de adulto y son más costosos.

Se puede comenzar a ofrecer frutas frescas blandas como el guineo maduro, la papaya fresca, majada con cuchara y luego en pedazos. La china, cuando esta en época, se puede comenzar luego de los ocho meses. La calabaza es fuente importante de vitamina A, la cual se debe ofrecer diariamente. El huevo  se recomienda luego del año.  El pescado y los mariscos luego de los dos años. Los productos lácteos se pueden introducir luego del año.

Hay alimentos que presentan riesgo de atragantamiento en los bebés y no se recomienda que se ofrezcan antes de los tres años, estos son: nueces, uvas enteras, palomitas de maíz, pedazos de “hot dogs”, mantequilla de maní y los pedazos grandes de zanahorias.

Si los padres utilizan las comidas comerciales para bebé, se recomienda que usen inicialmente los alimentos majados de un solo ingrediente. Ejemplos; vegetales solos (batata mameya, calabaza, zanahorias), carnes solas (pollo, res), frutas  (manzana, pera, melocotones). Las comidas comerciales de bebé tienen menos valor nutritivo, contienen condimentos tales como: cebollas, ajos, salsas de tomate y colorantes y tienen fécula de maíz para espesarlos. Luego de que el bebé tolere una consistencia más dura de alimentos, puede comenzar a ofrecer arroz blanco, pedazos de carne y granos de habichuelas sin caldo. Esta forma de alimentar no representa costos adicionales a la familia y trasmite nuestros patrones de alimentación. 

Después del año los niños pequeños están en una etapa de transición. Están más activos, sus movimientos son más afinados, comienzan a verbalizar sus preferencias y disgustos, el crecimiento es más lento, se reduce el apetito, y madura su sistema motor. Comienzan además, a desarrollar el sentido de identidad e independencia, comen con la familia, quieren alimentarse solos, prefieren explorar su ambiente y la necesidad calórica es de sólo 100kcal/kg/día. A continuación se ofrecen unas guías para los niños pequeños de uno a tres años de edad (trotones):

-       No ofrezca leche baja en grasa, hasta los dos años

-       Incluya al niño en la preparación de las comidas

-       Sirva la comida tibia

-       Sirva porciones pequeñas

-       Permita que el niño se alimente solo

-       Deje que use la cuchara para alimentarse

-       Siente el niño a comer, no corra por toda la casa

-       Coloque los alimentos al nivel del niño (cerca del estómago)

-       Permita que coma con la familia

-       No use los postres y dulces como recompensa o soborno

-       Un alimento nuevo debe ser ofrecido 8 veces para su aceptación

-       Ofrezca un alimento preferido con uno nuevo

-       Permita suficiente tiempo para la comida ( 1/2 a 1 hora)

-       Supervise al niño mientras come (riesgo de atragantamiento)

-       Cuando el niño tenga sed ofrezca agua, no bebidas con azúcar

-       Fomente la actividad física y limite las horas frente al TV

-       Deje que el niño determine la cantidad de comida que quiere comer

-       Ofrezca meriendas pequeñas (galletas, pan, frutas, vegetales, jugos, leche [en vaso], queso, mantecado)

-       A veces: galletas dulces, bizcochos.

Los niños pequeños necesitan estructuras, por lo tanto, es importante que establezcamos horarios de comida, que sean consistentes y que hagamos de las comidas un momento placentero para ellos.

Referencias:

1. American Academy of Pediatrics. The Use and Misuse of Fruit Juice in Pediatrics (RE 0047) Retrieved April 2, 2002, from  http:/www.app.org/policy/re0047.html

2. Mohrbacher, N & Stock, J. (2003). The breastfeeding answer book. Schaumburg, Illinois: La Leche League International.

3. Pan American Health Organization, & World Health Organization. (2003). Guiding Principles for Complementary Feeding of the Breastfed Child. Division of Health Promotion and Protection – Food and Nutrition Program. Washington, DC.

   Dra.Parrilla.com – Boletín Informativo. Mayo 2007, http://www.draparrilla.com/boletin/mayo2007.pdf

subir

Creative Commons License

This work by Ana M. Parrilla-Rodríguez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License

 

 

TEMAS DE INTERÉS

Lactancia Materna: ¡Cumplamos los Diez Pasos!

Lactando a su Infante Durante una Emergencia

Enamorada de mi Bebé

Separación de los Padres Durante la Lactancia

Recomendaciones para el Manejo de la Leche Materna en Centros de Cuidado Diurno

Superando las Barreras para la Lactancia Después de una Cesárea  

Dando el Pecho Después del Año

Crianza y Apego

Las Caries Dentales Durante la Lactancia

La Sexualidad Durante la Lactancia

¿Qué tiene que ver el parto con el inicio de la lactancia?

Baja producción de leche materna

Introducción de alimentos sólidos en el bebé lactado

Lactancia Materna y Reflujo Gastroesofágico

Relactancia

Llanto del bebé

Lactancia Materna:  dos mujeres… dos historias…

Afiche: Tenemos derecho a lactar/mamar

Ana M. Parrilla, MD, MPH, FABM © 2011 draparrilla.com.